21 marzo, 2014

El Otoño


Contemplo mi Espada al despertar,
hoy comienza un nuevo amanecer,
el sol se demora en aparecer...

El otoño, ese tiempo de la naturaleza,
que hace que todo comience a caminar
hacia su propio interior.

Llegó el momento del recogimiento,
de la búsqueda profunda,
donde sólo el alma encuentra refugio.

Oh alma mía,
déjame contemplarte lentamente
en este recogimiento de mi otoño
hazme encontrar poco a poco tus misterios.

Prepárame para ese frío invierno
que fortalece mis raíces
y así renacer todos los días al despuntar la aurora
aunque el Sol se oculta tras las nubes...

Mi Espada,
Mi Voluntad,
brillará en cada acto hecho en tu nombre,
alejando mis nubes interiores
para que tu rayo de luz ilumine mi sendero...

19 marzo, 2014

Iaido “la calma en acción”


Iaido “la calma en acción”


Es bien sabido que la práctica de artes marciales proporciona muhas herramientas  para defenderse en situaciones de riesgo o peligro como destreza, agilidad y resistencia corporal, fuerza muscular, articular, y de huesos, concentración, agudeza de los sentidos, mejora de la respiración, autoestima, disciplina, control mental, despierta la conciencia y la curiosidad, mejora habilidades internas y externas, entre otros tantas, Pero,  ¿que nos puede enseñar el manejo de un sable propiamente dicho?

Hoy en día, en un mundo bastante alejado de la época de los samurái donde portar una espada era indispensable para la propia supervivencia, y la protección al emperador, es normal que se ponga en duda su utilidad y practicidad.

Para proteger la propia vida y más aun la vida de otros y conquistar plenamente todo lo  mencionado antes es necesario aprender a cortar con todo aquello que nos limite, detenga  y nos engañe como los prejuicios, miedos y pequeños traumas que vamos aprendiendo y acumulando durante la vida.

Esto se logra apuntando a la ya muy escuchada pero poco entendida unión armónica de la mente, el cuerpo y el espíritu, para actuar de la manera correcta, o de lo contrario en el momento de tomar una decisión o tener que actuar de inmediato sin mucho pensamiento previo nuestros deseos podrían querer una cosa y nuestra mente otra haciendo que caigamos en la duda o indecisión perdiendo valioso tiempo.

Esta condición interna cuya conquista se expresa en un estado de auto dominio conservando la serenidad, el control de las emociones y los impulsos, es un estado de alerta constante, es el adaptarse instantáneamente a lo inmediato e imprevisto, anticiparse en la propia defensa, es la disponibilidad, es actuar con movimientos rápidos y precisos y por lo tanto acertados según momento y circunstancia.

La búsqueda y el ejercicio de esa condición debe ser completa, es decir una búsqueda en todo momento y lugar, y con todas las personas, pues no vale nada actuar de una forma ante unas personas y de otra con otras. Si se quiere ser un guerrero de verdad ha de serse por completo, en combate externo con un otro y en combate interno con nuestros propios defectos.

Una muestra de esto es el código del Bushido que representa a la moral: principios que hacen al honor, el respeto y la recta acción expresándose esta filosofía atemporal en todas las dimensiones haciendo de la vida una existencia digna.

Esto es lo que desarrolla Específicamente el Iaido, el tomar decisiones justas, en momentos oportunos es practicar la recta acción en nuestro paso por la vida, como un corte perfecto,  o como el camino de la flecha veloz que al apuntar ya ha conquistado su meta, desde antes de iniciar su vuelo.

Vanessa Iturry Àdàm

18 marzo, 2014

EL HAGAKURE



El Hagakure es un libro inspirado en el célebre código del Bushido reflejando su esencia tradicional y señalando el camino del guerrero. Según esta obra para el Samurái, era preferible la muerte a vivir una vida indigna o impura. En momentos de crisis, si el samurái tuviera iguales posibilidades tanto de morir como de vivir, elegiría morir. En este aspecto no había cosa más honorable para un samurái que morir al servicio de su daimio (su amo). En caso de ser deshonorado también elegía quitarse la vida, entendiendo que moriría de una muerte fanática, pero que a cambio conservaría el honor.

Los Samuráis hacían sus limpiezas cada mañana, se afeitaban la cabeza y perfumaban el moño. Luego se cortaban las uñas de las manos y de los pies, las limaban con piedra pómez y luego las pulían con hierba “Kogane”. Después el Samurái verificaba su sable largo y su sable corto para comprobar que el óxido no los deterioraba; les quitaba el polvo y los limpiaba para cuidar su brillo. Tomar tal cuidado de su apariencia puede parecer vanidad pero esta costumbre no provenía de una inclinación por la elegancia o lo romántico. Creían que uno podía ser llamado en cualquier momento a librar una dura batalla; si se moría habiendo descuidado su pulcritud, se daría muestra de una relajación general de las buenas costumbres, exponiéndose al desprecio de los adversarios. Esta es la razón por la cual los viejos y jóvenes Samuráis han aportado siempre un gran cuidado en su presentación. Si quería estar dispuesto a morir, un Samurái debía considerarse ya muerto. Pero si se dedicaba a hacer egoístamente lo que le placía, en caso de crisis se deshonraría. Si nada le importara, excepto el hecho de no estar en peligro y de sentirse feliz, se descuidaría de una manera completamente lamentable.

La vida del samurái estaba sujeta a diario de una búsqueda incansable de perfeccionamiento en sus artes. Para ellos era mejor ser además hábil en más de un arte y no solo especializarse en una técnica específica, pues menciona el Hagakure que tal persona no sería realmente útil.

Yagyu, el maestro de la Vía del Sable, que enseñaba al Shogun Tokugawa, decía: "Yo no sé cómo superar a los otros. Todo lo que sé es cómo superarme a mí mismo". El se decía: "Hoy, yo soy mejor que ayer, mañana todavía seré superior". Un verdadero Samurái consagraba todo su tiempo al perfeccionamiento de sí mismo, como un proceso sin fin.

Aun con un sistema de honor muy riguroso el código de honor contemplaba una forma adecuada de dirigirse al amigo en caso de tener una crítica para el mismo, se lee que debía de primero uno tener afinidad con la persona, compartir las mismas finalidades, luego elegir un momento adecuado, como una ocasión festiva, e iniciar la plática incluso con ejemplo de errores personales cometidos, teniendo la plena confianza del amigo, hablando solo lo justo con tacto hasta incluso hacer desear al mismo el ser corregido. Daban mucha importancia además a animarlo en caso de que esté atravesando por una desgracia, y las frases que utilizaban para ello eran como las siguientes: “un verdadero Samurái no debe ostentarse ni perder confianza. Debe ir siempre hacia delante, sino no avanzará y será totalmente inútil”.

El samurái debía ser humilde, sereno, viril (para ellos virilidad era estar siempre predispuesto a realizar esfuerzo para conseguir un cargo importante, nunca rehuir a la responsabilidad, tener la sangre ardiente para participar en una batalla o acompañar a quien le pida ser asistente para su suicidio ritual), la lujuria era una señal de falta de varonilidad, debía acoger todo tipo de consejo con gratitud aunque no le fuera de utilidad, se exageraba diciendo que debía ser tan valiente que en combate continuase peleando aún si ya hubiese perdido los brazos y hombros usando los dientes antes de caer, debía evitar reflejar cualquier tipo de debilidad en sus palabras, nunca quejándose.

Si se tuviese que resumir en pocas palabras la condición del samurái se diría devoción en cuerpo y alma a su amo. Incluso si éste lo maltratara o fuera irracional, el verdadero samurái estaba preparado para quitarse la vida en caso de que su amo se lo pidiese o dijese que ya no era de utilidad.

“Un Samurái sólo lo es verdaderamente en la medida que no tiene otro deseo que morir rápidamente -y de volverse puro espíritu- ofreciendo su vida a su amo, en la medida donde su preocupación constante es el bienestar de su Daimyo, al que rinde cuentas continuamente, sin cesar, de la manera mediante la cual resuelve los problemas para consolidar las estructuras del dominio. De este modo, Daimyo y servidores deben estar determinados de la misma manera. Es indispensable que nadie, ni siquiera los dioses y los Budas, puedan haceros desviar de la meta fijada.” (El Hagakure)

Diego Rubén Rodríguez Paiva

(Shodan - Shinto Ryu Iai Battojutsu)

Día mundial filosofía 2011

Semana de la Filosofía "Filosofía de las Artes Guerreras del Japón

Decoración, Exposición y Venta...

Día de Apertura de las Puertas

Visita del Director Nacional de Nueva Acrópolis Paraguay
Sr. Luis Eduardo Wexell Machado en compañia del Sensei Héctor Torres y sus discípulos.
Nos Sentimos muy complacidos por su visita!!!

Conferencia "La Orden de Caballería de los Guerreros Samuráis
Presentado por el Senpai Diego Rodríguez



El Sensei Héctor Torres presentando la conferencia
"Miyamoto Musashi y la Doctrina de los Cinco Anillos"

Presentación de Danza con Abanicos

Representación de un Demonio Tengu en una de las piezas teatrales

El Senpai Emilio Mancuello, presentando la conferencia
"El Simbolismo Mágico de la Katana Japonesa"

Presentación de Shinto Ryu Iaido Battojutsu por los practicantes del Centro Paraguayo Japonés

Presentación de Shinto Ryu Iaido Battojutsu por los practicantes del Centro Paraguayo Japonés

El Senpai Diego Rodriguez, demostrando la plasticidad y velocidad de los katas de Battojutsu

El Sensei Héctor Torres, presentando una demostración de SHINTO RYU NIHON DEN TO
"La Espada del Japón Antiguo"

El Sensei Héctor Torres, presentando una demostración de SHINTO RYU NIHON DEN TO
"La Espada del Japón Antiguo" 
El Sensei Héctor Torres con los Practicantes del Centro Paraguayo Japonés

 El Sensei Héctor Torres con los Practicantes del Centro Paraguayo Japonés

El Sensei Héctor Torres presentando la conferencia
"Bushido - Sintesis Moral del Pensamiento Filosofico del Japón"

Teatralización de Cuentos Zen
 
Cierre del evento de la Semana de la Filosofía!!!

Visita Internacional

Recibimos la Visita maravillosa de un hermano de nuestra escuela de espadas de Brasil Celso... No sentimos muy contentos por tu visita, hemos tenido unas practicas que se guardaran en el corazon, por la ensenhanza recibida...



 Profunda serenidad y union, entre Espada y Guerrero...

Los monitores estan muy contentos por el apoyo recibido...











Shugyo Internacional Niteroi Brasil

Shidoshi Cesar Ortíz en compañía de Héctor Torres Sensei y Discípulos

Verificando la perfección del Tamesshigiri

Entrenamiento de Tameshigiri

Shidoshi Cesar Ortíz en compañía de Celso Sensei e Ian Sensei

Héctor Sensei presentando katas















Mochizuki Takeshi Sensei

Shinto Ryu Budo Tameshigiri